37º Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz: Chick Corea & The Vigil

Chick Corea y su combo The Vigil en el Festival de Jazz de Vitoria

Foto: Artaburu

Y llegó el día más esperado del festival, un día cuyas entradas llevaban dos meses agotadas y cuya reventa se rumoreaba que había llegado a costar 400 euros. No sé si será exageración pero lo indudable es que la expectación por ver, primero por separado y luego juntos, a Chick Corea y a Paco de Lucía era cuando menos ansiosa y la enorme cola daba la vuelta a todo Mendizorroza, a pesar de que la lluvia tampoco quiso perderse la velada.

Un extremadamente delgado Chick Corea, que ha pasado de orondo pianista con coleta y camisas hawaiianas a figura esquelética con chaqueta vaquera y camiseta fue el encargado de abrir la velada ante un entregadísimo y respetuoso público que abarrotó el polideportivo. Con su nueva banda, llamada igual que su nuevo disco, The Vigil, salió sonriente, silbando y presentando a sus chicos; Tim Garland al saxo, clarinete y todo lo soplable, Christian McBride al bajo, Marcus Gilmore a la batería, Charles Altura a la guitarra y Luisito Quintero a las percusiones.

Empezó potente y latino con Hot house, de su disco del año pasado con Gary Burton, un perfecto comienzo de fiesta, para seguir desgranando 3 temas de los 7 de su nuevo trabajo. Temas largos, con guiños a España (por momentos creías que Tim Garland era Jorge Pardo) y un mundo sonoro de una riqueza como solo la puede tener el pianista, adicto a cambiar de rumbo y de combo varias veces por año. Una afición que ha hecho posible que en su discografía haya más de 100 referencias como líder.

Divertido y divirtiéndose dirigía desde su piano de cola, que abandonaba en ocasiones para sentarse frente al Rhodes. Hacía gestos a la banda para decirles que entrasen, que le dejasen solo con tal o cual músico… Un placer ver la capacidad de dirección y de improvisación del maestro. Un concierto breve, no llegó a la hora y media, pero intenso, algo que no importó ya que se sabía que la noche tendría tres partes bien diferenciadas. Además el concierto había sido sublime.

Autor: Javier Ikaz

Comparte esta noticia en

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>