37º Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz: Paco de Lucía

Paco de Lucía y su combo en el festival de jazz de Vitoria

Foto: Artaburu

Y después de un maestro otro maestro. El renovador del flamenco y auténtico genio de la guitarra. Lo sé, demasiado típico pero es que es difícil decir algo que no se sepa ya, escribir algo que no se haya escrito antes sobre una de las figuras más importantes de nuestra música, un maestro total que tiene a sus pies a millones de espectadores de todo el Mundo y sin perder esa humildad que impresiona. Todos estaban (estábamos) expectantes, nerviosos incluso, y salió con su eterna camisa blanca y chaleco negro, guitarra en ristre y sin acompañamiento.

Tras unos acordes nos dijo que dejásemos a la guitarra que se acostumbrase al calor, que se le revolucionaba y todas las cuerdas se le subían, tecnicismo que no apreciamos porque aquello sonaba perfecto. Apabulla la de colores, matices y sonoridades que es capaz de sacar con solo 6 cuerdas, y no hay más que escucharle unos minutos para saber por qué se habla de él como el maestro. Pero no caigamos en la divinización y contemos el concierto con sus puntos fuertes y sus puntos débiles.

Tras esa introducción en solitario (para mí lo mejor del concierto con diferencia) salió su combo por partes; David de Jacoba y Rubio de Pruna al cante, Farru al baile, Antonio Sánchez a la guitarra, Antonio Serrano al teclado y armónica, Alain Pérez al bajo eléctrico y Piraña a la percusión. Un combo bastante completo y competente que, al menos para mi, entorpecía por momentos a la guitarra que queríamos escuchar.

Bien secundado a la guitarra por su sobrino, un cante más que correcto, un teclado espantoso, arreglado por una armónica emocionante, un bajo efectivo y una buena percusión y un baile pasional que arrancó muchos aplausos pero que se alargó demasiado y llegó a eclipsar un poco el conjunto. Y Paco de Lucía, humilde, disfrutando del buen hacer de sus chicos. Pero nosotros queríamos escucharle a él. Y a Chick. Tras la hora y veinte más o menos, nos avisó que se iban a fumar un cigarrillo mientras colocaban el piano de Chick y que volvían con la tan esperada jam.

La jam de Paco de Lucía y Chick Corea en el festival de jazz de Vitoria

Foto: Artaburu

Cuando salieron, el público rugió/rugimos de emoción y es que nos encontrábamos ante la última hora de concierto y de festival, el momento tan esperado por un público que había venido de Nueva Zelanda, Estados Unidos y diversos puntos de Europa, una hora de jam en exclusiva para el festival de Vitoria, un encuentro que no se espera se repita en los próximos meses, incluso años.

La jam empezó con Spain, tema de Chick Corea que sirviera a Michel Camilo y a Tomatito como inicio de su aventura musical en común. Chick tocaba, pero prefería mirar a su alrededor, disfrutando de lo que veía, escuchaba y sentía, mientras que Paco tocaba y tocaba, mirando a su amigo de Chelsea y sonriendo. Obviamente cayeron Entre dos aguas y Zyryab, con reminiscencias de otros temas, incluído un emocionante y sobresaliente Concierto de Aranjuez. Entre tanto Chick y Paco dialogaban a cuatro manos, preguntándose y contestándose, dejando fluir la comunicación por encima de idiomas.

En definitiva, un sobresaliente final de fiesta, con olor a clásico, a momento histórico que, al menos los que allí estuvimos, no olvidaremos. Ya tenemos algo que contar a nuestros nietos. Esperemos que les interese.

Autor: Javier Ikaz

Comparte esta noticia en

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>