Chucho Valdés en la sala BBK de Bilbao

Chucho Valdés

Lleno total. Entradas agotadas desde hacía días y una expectación máxima la que se respiraba en la entrada de la sala BBK, porque Chucho Valdés es mucho Chucho Valdés, ya lo demostró hace unos tres o cuatro años cuando vino al Festival de Jazz de Getxo, otro lleno y otro triunfo. Creo que desde entonces no se había acercado por aquí y había ganas.

Esta vez vino solo, un elegante piano de cola ocupaba el centro del escenario de tan carismático lugar, y la gente ocupaba su localidad sacudiéndose las gotas de lluvia que perlaban por los abrigos, chaquetones y paraguas. Se apagaron las luces y un silencio sepulcral, emocionante e impresionante. Un silencio roto cuando apareció nuestro héroe.

Comenzó con Caridad Amaro, el tema que tocó en la película documental Calle 54 de Fernando Trueba. Se mostró simpático y agradecido por los aplausos. Nos avisó que sería un recital variado ¡y vaya si lo fue! Temas propios se unieron a standards que suele tocar en sus conciertos; El manicero, Besame mucho o El concierto de Aranjuez entre otros. También hubo momento de recordar a Gershwin o a Thelonious Monk.

Anunció que sacará nuevo disco en enero y nos mostró Danzón y Para Ernesto, dedicada el genial pianista cubano Ernesto Lecuona. Hora y media soberbia, con momentos brillantes, aunque es cierto que en determinados temas el virtuosismo de Chucho empañaba un tanto la propia melodía (me viene a la cabeza el concierto de Aranjuez). Un concierto memorable para una noche incómoda y lluviosa.

Autor: Javier Ikaz

Comparte esta noticia en

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>