El bueno, el feo y el raro: Lori Meyers

Lori Meyers

Hacer un repaso a tres discos de un grupo cuya obra, de momento, consta de cuatro, me lleva al dilema de hablar de todos ellos o cambiar de grupo. Haciendo un esfuerzo romperé las reglas de esta sección y hablaré de los cuatro, el esfuerzo en este caso es mayor porque no soy ningún erudito en este grupo que, he de reconocer, he conocido no hace mucho, pero que creo que tiene méritos de sobra para ser tratado en esta sección.

EL BUENO para mí, y esto es de una subjetividad insoportable, es “Hostal Pimodan“, ese doble discazo donde no sobra ni un minuto. He de reconocer que mi pasión por cierta sonoridad sesentera, tan del agrado de un sector del indie patrio, en especial mi querencia por grupos como Los Brincos, Los Módulos o Lone Star han ayudado mucho a elegir este disco como el bueno. Temas como Dilema, El aprendiz o El mejor de sus trabajos, junto a la versión, muy bien entonada, del clásico de Juan y JuniorLa caza“, se dan la mano en un grupo que dejaba de lado poco a poco ciertas herencias sonoras. De no existir Hostal Pimodan en su repertorio, elegiría su debut, el excelente “Viaje de estudios“,donde muy jovencitos, inexpertos y tremendamente deudores del sonido planetero, en especial, del deje jotero al cantar, daban muestras de no ser un grupo-clon de los maestros y que eran dignos a tener en cuenta.

EL FEO, que no malo, pero sí un tanto desconcertante y flojo es su último trabajo “Cuando el destino nos alcance” un disco ecléctico en el peor sentido de la palabra. Es el que tiene la mejor portada, pero también más grumos. El problema de mezclar tantas referencias, tantos estilos, es que si no se ha revisado la batidora y esta se estropea a medio camino la cosa queda muy gruesa. “Mi realidad” (otra vuelta de tuerca a lo ya exprimido por Franz Ferdinand, por ejemplo), “Corazón elocuente” (una letra ridícula según mi cánon estético), ¿A-Ha han vuelto? (toque electronico dance muy ochentero) entre otras configuran un conlobienquepodíahaberestado… Aún así no desespero, y sé que su proximo disco será otra reinvención.

EL RARO es para mí ese Cronolánea, que tantas ovaciones se ha ganado y que yo aún no le veo la gracia. Tiene temazos como ese “Luces de neón“, “el secreto mejor guardado“, “sin compasión” que mezclan con despropósitos como “alta fidelidad” o canciones vacías como “transiberiano“. Este es el disco donde la voz les empieza a cambiar a estos chicos que se van haciendo mayores, y ya quieren dejar lejos sus planeterismos para dar paso a un lorimeyersismo, y que sean otros los que copien. Disco de transición, quizás necesario, y muy arriesgado teniendo en cuenta que su siguiente disco fue “el feo”. Ahora solo queda esperar a ver cual es su siguiente salto mortal.

Autor: Javier Ikaz

Comparte esta noticia en

2 Comentarios

  1. Joder, estoy muy de acuerdo. A veces escucho eso de “son muy atrevidos para reinventarse”. Bueno, a mi me parece más dificil mantener ese nivelazo sin renacer, porqué muchas veces esa reinvención acaba destruyendote. Espero que no sea el caso.

  2. Pues a mí alta fidelidad me parece uno de los mejores temas que han hecho, y los he seguido desde que empezaron… está al nivel de Viaje de estudios, es un estilo bastante parecido entre esas dos canciones.
    Estoy bastante de acuerdo también, sí… Aunque Mi Realidad me parece de lo poco salvable del último disco; de todas maneras, era una reinvención necesaria, aunque yo no habría ido por ese sonido pero… por algo son ellos los que componen xD.

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>