Jim Jones Revue en el Kafe Antzokia: precaución!!!! material inflamable

Jim Jones Revue

Ayer me preguntaba un amigo sobre mi crónica del concierto de Jim Jones Revue en Bilbao, ya que vino conmigo la semana pasada y él ya había escrito la suya (mucho mejor que ésta) en su propio medio (hipersonica) hace ya una semana. Le dí una excusa poco creíble (no me la creo ni yo) y por eso os voy a dar otra excusa a vosotros, sufridos lectores, más que nada para quedar bien: prefiero que el recuerdo se asiente, madure en mi mente para que sea un poco más objetivo. ¿Ha colado? El caso es que es que hace unas semanas escribí sobre el concierto de Tricky, y aunque no lo puse bien del todo, hoy mi crónica sería muy diferente, y es que yo soy de flipar mucho o aburrirme mucho en un concierto. O es genial o una mierda. Por eso cuando descansas, dejan de zumbarte los oídos, te relajas del espectáculo, creo que es cuando puedes decir con mayor acierto como fue el concierto (por otro lado, y para contradecirme, que me encanta, creo que las mejores descripciones de conciertos son las del éxtasis total).

Después de descubrirles el año pasado en el festival Azkena Rock de Vitoria, y flipar a plena luz del día, la asignatura pendiente era verles en una sala pequeña. Pero entre medias un segundo disco, de producción más “light” que su atronador y salvaje debut homónimo, nos hacía debatir a los cítricos blogueros (¿hay algo peor?) sobre una posible doma de los ingleses. Pero llegó el día y, he de reconocerlo, estaba hasta nervioso de emoción. Y salieron los cinco a escena. Y la explosión. En nuestra insufrible exigencia seguíamos deseando que subiesen el micro a la voz y al piano. Todo tenía que ser perfecto. Pero ya estábamos bailando, como si nos hubiésemos puesto esas zapatillas rojas asesinas. Trallazos de rock clásico, una suerte de Jerry Lee Lewis, pero con más gasolina, con más fuego, el bueno de Jim Jones, de aspecto victoriano se desgañitaba a cada canción, y con el resto de la banda parecía interesado en reventarnos los tímpanos. En mi caso casi lo consigue.

Tal intensidad no puede durar mucho, por eso el concierto no fue demasiado largo, apenas hora y veinte, pero es que no podíamos más, y la gente, ajena a leyes, encendía cigarros y era el humo el sudor y la cerveza el olor de moda aquella noche. La sala no estaba llena, tampoco vacía, la sala estaba eufórica. Y hoy, una semana después puedo decir que fue brutal y que mis oídos siguen zumbando.

Autor: Javier Ikaz

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Joder, qué envidia…

Trackbacks/Pingbacks

  1. The Jim Jones Revue presentará su corazón salvaje en el Kafe Antzokia en noviembre | La Furgoneta Azul – Musica Independiente – Musica Indie - [...] La banda londinense volverá al bilbaíno Kafe Antzokia para presentar su nuevo disco The savage heart el próximo 24 …

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>