La noche más oscura (Kathryn Bigelow, 2012)

Todavía con la piel de gallina redacto unas líneas, torpes, para tratar de explicar en la brevedad de un post de blog, lo que supone la última película de la directora de En tierra hostil. Si la dura autora demostraba ser capaz de llegar más lejos que Pandora con sus adrenalínicos films de acción (en su curriculum figura un film injustamente tratado por la crítica y que contiene una de las persecuciones a pie más brutales que yo recuerde, esto es, Le llaman Bodhi), ahora se nos delata como una de las firmas más firmes e insobornables del cine americano.

Anunciado hasta la extenuación, su último film, como si de una muñeca rusa se tratase, alberga varios films en su interior. Hay guerra, hay miedo, hay drama, viaje iniciático, y hay mucho dolor. No se trata solamente de la caza militar a Bin Laden, el anterior cáncer mundial, es mucho más que eso, es política, es sociedad y sobretodo es cine, del que te clava en la butaca con puntas de fuego. No se si se llevará alguna estatuilla, no sé como anda la Academia y sus jefes de autocrítica, lo que no se puede dudar es el riesgo, el salto sin red de una cineasta que se abre camino con machete.

Es de agradecer que se hagan (y nos lleguen) películas de este calado, que nos hagan reflexionar, sudar, incluso sufrir para entender (o no) una actualidad que golpea a base de titulares sangrientos. Una película-bomba con un final realmente eléctrico. Cine que está vivo y que nos hace sentir vivos. Desde ya esperando lo nuevo de Kathryn Bigelow.

Autor: Javier Ikaz

Comparte esta noticia en

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>