Mike Farris en el Antzoki (un lunes al soul)

Mike Farris en concierto

Tengo que decir que yo era un ignorante total de la obra de Mike Farris, tanto en solitario como con los Screamin´ Cheetah Wheelies, pero gracias a spotify pude acercarme a muchas de sus canciones cuando empecé a escuchar su nombre constantemente. Todos parecían decir lo mismo, que era un monstruo escénico. Y venía a tocar a Bilbao. Y como llevo varios meses “concierto veo, concierto quiero” me acerqué con suma curiosidad, un lunes, eso sí, vísperas de fiesta, en la que por cierto me tocaba currar,a ver, descubrir, si realmente es tan bueno como decían los críticos cítricos (haberlos haylos). El kafe antzokia estaba lleno, al igual que la semana anterior con otro monstruo, el virtuoso de la guitarra Joe Bonamassa, pero lleno lleno, como pocas veces lo he visto, con un público heterogéneo, desde los cartonianos amantes de la buena música, hasta las pin-up girls fifties repletas de tatuajes, todas ellas amigas de Peggy Sue.

Llegué cuando los teloneros estaban acabando (lo siento, Jardin infierno sonaban muy bien) y empezó el fiestón, y es que después del Everybody needs somebody bien tocado, la intensidad subió y subió haciendo sudar hasta el más arty del respetable. Yo en medio, solo, pero rodeado de caras conocidas (es lo que tiene ir a muchos conciertos) admiraba a los dioses que estaban sobre ese altar (nada de escenario), porque tanto Mike Farris, como los Roseland rhythm revue, su banda de apoyo, ejecutaron dos horas de profesionalidad, pasando del rock más incendiario al soul más negro (con permiso de Eli “Paperboy” Reed), sin olvidar esa cosa llamada americana, blues… Y Mike disfrutando como un enano, con las coristas, el teclista, los guitarras, el bateria, y todo el Antzoki que se había cuajado en un solo cuerpo, sudoroso, que saltaba, fumaba y bebía. Un recital inolvidable que sirvió para presentar su nuevo disco, el excelente directo Shout! live, pero también sus tres trabajos en solitario, alguna version y algo de su anterior banda. Momento especial, en el primer bis, Mike solo con su guitarra y su voz más negra. Uno del público le gritó: “Mike se me han caído las pelotas al suelo“, teniendo en cuenta que acto seguido salió el resto de la banda supongo que  el pobre ya no podría recuperarlas. Pero todos, sin excepción salimos con una sonrisa dibujada en la cara, incluso los que trabajabamos al día siguiente…

Autor: Javier Ikaz

Comparte esta noticia en

2 Comentarios

  1. Te vamos a perdonar que en este post aparezca el nombre de “Paperboy” junto al del intocable Mike Farris sólo por ser tú jajaja

    Mike Farris es la voz de Dios. Y punto

    Un abrazo con mucho swing

  2. gracias il cavaliere, en breve podrás leer la crónica de royal crown revue, a la que asistí con malas compañías de las buenas je je. un abrazo cool

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>