Kim Lenz en el Kafe Antzokia

Kim Lenz durante su concierto en el Kafe AntzokiaHay conciertos en los que uno descubre cosas, otros en los que se encuentra lo que espera, otros en los que se aburre y otros en los que no quiere que se acabe nunca esa noche. Pues la semana pasada tuve la suerte de estar en uno de éstos últimos, porque lo que hizo la pelirroja con sus jaguares fue una fiesta de las que no se suelen dar, al menos por Bilbao. Al principio no había mucha gente, algo que empieza a ser una tendencia (lo último en conciertos es llegar tarde, no me preguntéis el por qué), pero los que estábamos ansiábamos  que aquello comenzase. “Ya verás” me anticipaba el gran Il cavaliere, una de esas personas que hacen que los conciertos sean mucho más. Yo venía un poco apurado (venía corriendo de ver a Pat Martino) y realmente cansado, “espero que no sea muy largo“.

Pero salieron los jaguares e interpretaron una intro instrumental (la mítica Rockin´gypsy) para dar el paso a la ambición pelirroja, que nos metió en su bolsillo a los escasos segundos de aparecer, porque Kim Lenz derrocha simpatía a cada segundo (esa irreprimible risa contagiosa con la que acababa cada frase), y ya no quería que aquello acabase. Empezó con Saturday jump de su primer, y homónimo, disco. Y no bajó el ritmo. Repasó sus cuatro discos (uno de ellos realmente es una especie de recopilatorio con rarezas). Rockabilly, country (una versión de Tennessee Waltz que, como nos reconoció, era la canción favorita de su abuela, así como el colgante que llevaba) y rock, todo un sarao de buena música que, lamentablemente, tuvo su fin.

16 temas tocados a todo trapo, en apenas 80 minutos (Zombie for your love, The swing, Thinking about you….). Y por mucho que aplaudimos solo un único, pero interactivo bis, Devil on my shoulder. Y el recuerdo en forma de sonrisa que tardó en borrarse, a pesar de estar agotado. Luego se quedó haciéndose fotos con la gente, pero como uno ya no tiene edad, dejé a mi querido Cavaliere y la horda de los talibanes del rock (geniales, muy buena compañía), engrosando sus álbumes groupies del rock y me retiré a intentar dormir.

Autor: Javier Ikaz

Comparte esta noticia en

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>