Libertad (Jonathan Franzen, 2010)

Portada de la novela Libertad de Jonathan FranzenLa cuarta novela de Jonathan Franzen se editó en nuestro país en octubre del año pasado con el poso, y slogan, de ser la primera gran novela americana de éste siglo. Yo suelo ser bastante escéptico ante éstas muestras de vehemencia (constantemente estamos ante obras maestras cinematográficas, discos musicales que van a cambiar el rumbo o libros que son pilares fundamentales de las letras de nuestro tiempo), pero en el caso del bueno de Franzen, estaba a la espectativa, desde que hace años conocí esa otra gran novela americana que fue Las correcciones (2001).

En aquella novela eran los Lambert, aquí los Berglund. Un punto de partida común, la pormenorizada vida privada de una familia de fachada impecable y grietas internas. Patty, la perfecta ama de casa, esposa ideal, madre y vecina, nos es presentada como una persona que se ve incapaz de criticar a nadie, a pesar de estar volcada con su hijo Joey, un chico introvertido, frío, que descubre precozmente el sexo con una vecina, poco antes de irse a vivir a su casa. Walter, el padre, marido y vecino ideal, de grandes convicciones, ecologista, un hombre bueno. Pero la prosa incisiva y brillante de Franzen, que es capaz de hacernos recorrer años y años en apenas unas líneas, nos tira por tierra cualquier atisbo de felicidad, de perfección y nos muestra el declive desesperanzado de ese micromundo (pero ya sabemos que no es la familia Berglund de lo que nos está hablando realmente) en una primera y vibrante parte del libro, unas 40 páginas más o menos. Y el volumen supera las 600.

A continuación el libro toma otro derrotero que, si bien es complementario, rompe formalmente con dicho prólogo, y es que se nos muestra una especie de autobiografía en tercera persona de Patty Berglund (escrita por recomendación de su psicoterapeuta). Una autobiografía que ocupa casi la mitad del libro, donde se hace una radiografía a la vida, para nada perfecta de una aspirante a la perfección. A lo largo del libro van tomando protagonismo Richard Katz (antiguo conocido del matrimonio que guarda un secreto con Patty), el hijo Joey o Walter, en lo que van siendo partes más o menos extensas sin un orden aparente (en ocasiones no se sabe si es la actualidad, un largo flashback o todo mezclado).

En definitiva, el último trabajo de Jonathan Franzen en un mosaico, un muestrario de vidas privadas, de gritos y susurros, de miedos, de días contados casi al segundo. Una obra magna que, al margen de que pueda ser la primera gran novela americana del siglo, algo que ignoro, es una buena muestra de lo que la nueva narrativa debería ser, al menos lo que a mí me gustaría que fuese. Revisaré los primeros libros del autor y esperaré sus nuevos lanzamientos. Novelón.

Autor: Javier Ikaz

Comparte esta noticia en

Trackbacks/Pingbacks

  1. Kapitoil (Teddy Wayne, 2010) | La Furgoneta Azul – Musica Independiente – Musica Indie - [...] Hace unos días hablaba de Libertad, la novela de Jonathan Franzen, que había sido vendida como una de las …
  2. Otra dimensión (Grace Morales, 2011) | La Furgoneta Azul – Musica Independiente – Musica Indie - [...] a una suciedad real que nos mancha a todos. Aunque no tenga mucho que ver, la novela me recordó …

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>