Arcadia incendiaria en un palacio lleno de deportistas

Arcade Fire

“Ah, ¿vas a Madrid este finde? Para ver al Athletic ¿no?” “No, voy a un concierto” La mirada fue más bien de “no me tomes el pelo, vas a estar allí y no vas al fútbol..” Pero la noche siguió y ambos evitamos dicha conversación, no llevaba a nada. Creo que ni me preguntó el nombre del grupo. Mejor, aquello hubiese empeorado las cosas. Y es que Arcade Fire tampoco es tan conocido, seguro que en Facebook tiene más amigos el club de fútbol. Y llegó el día, y pertrechado con mis pertenencias básicas (aquello sería un viaje relámpago a la capital) cogimos mis amigos y yo un avión delayed que nos puso un poco nerviosos. El plan era sencillo; avión-metro-palacio de los deportes, allí el primer enlace había prometido avituallarnos con el mejor brownie posible (y lo fue, insuperable), desvirtualizándonos con varios amigos de esos que cuelgan por la red y se multiplican como un virus. Gente majísima a los que (lo siento) acabamos haciendo poco caso y es que resulta que los Arcade Fire tambien deben tener muchos amigos en facebook porque no entraba ni un alfiler de costado. “Joder, ¿estos no eran independientes?”

Las colas se extendían frente a las puertas del susodicho palacio como si se tratase de espartanos (no los de Lorenzo, sino de los otros, los de la peli) que ansían la arcadia feliz tantas veces prometida en la literatura. Y es que había algo de épico ya en las colas, una masificación tal que para unos chicos de provincias como nosotros, que nos creíamos cool por tener nuestros iGadgets en el bolsillo de unos vaqueros de Primark, resultó abrumador, haciéndonos partícipes del bautismo de sangre y fuego que estábamos a punto de recibir. Y los espartanos no dejaban de llegar. El frío que nuestros amigos virtuales nos habían prometido se hizo carne y nos hubiese llegado hasta los huesos de no ser porque nuestro temor (de provincias) hizo que nos forrásemos como libros de texto.

Una vez franqueadas las puertas del palacio, convertido para la ocasión en templo griego, seguía resultando difícil llegar a la ansiada pista, aquello empezaba a alterarnos, pasillo tras pasillo, rodeados como estábamos de tantísima gente, mucho más cool y preparada que nosotros, posibles bloggeros metidos a redactores que estudiarían cada segundo del evento para, más tarde, demostrar sus genialidades con textos onanistas, como éste claro. Y llegamos a la ansiada pista y allí subieron las palpitaciones, solo con ver el gentío. “Joder, ¿éstos no eran independientes?” Dicen los medios profesionales, esos que cobran por hacer ésto mismo, pero con la cualidad de saber cuanta gente había en el recinto, hablan de más de 15000 personas. Pues multiplica por 40 euros la entrada.  Y es que se nota la crisis, por eso la gente necesita comprarse iCosas y acudir a eventos multitudinarios, para olvidarse de la realidad.

Al parecer habernos perdido a los teloneros (Fucked up) fue la mejor idea del fin de semana, y la verdad esque nos pusimos lo suficientemente cerca de escenario como para estar bastante flipaditos. Y aquello empezó. 8 tíos tocando dos baterias, teclados, violines, guitarras, con pantallón de leds detrás proyectando escenitas curiosas. Algo que actualmente ofrecen muchos grupos. Sin embargo los canadienses están dotados de algo (¿suerte?) que hizo que todo el mundo explotase en un orgasmo masivo desde “Ready to start, primer toro de la noche. A partir de ahí todo fue coreo, saltos, y una necesidad febril de que no acabase aquello. Más de 15000 personas practicando su deporte favorito en un palacio creado para eso mismo. Una macrofiesta de horita y media clavada que nos supo a poco, pero que la recordaremos, al menos los 6 chicos de provincias que allí estábamos, durante mucho tiempo. Cada uno tiene su favorita y pocos se fueron sin oir la suya. La mía sin duda es “Crown of love” que ejecutaron corretamente, sin ser la locura padre, todo hay que decirlo. Y es que la locura padre fue ese “Rebellion” donde saltaban hasta los de seguridad. El concierto fue, lo siento sé que todos han usado la misma palabra, épico, como la batalla de las Termópilas, aunque con mucha más gente. Y los canadienses encantados de la vida y muy agradecidos, que ya tendrán tiempo de que se les suba la tontería.

Y aquello acabó, pero no la noche, que nos esperaría larga e interesante teniendo en cuenta que teníamos otra conexión virtual que nos llevaría por Malasaña a cenar y descubrir bares (qué lugares), hasta que llegasen las 8 y cuarto que era cuando salía nuestro avión que nos devolvería a nuestra rutina, cansados pero satisfechos.

Autor: Javier Ikaz

Comparte esta noticia en

8 Comentarios

  1. Mu gustó la cronica, y me da envidia…

  2. Me encanta tu crónica, me veo reflejado, siendo chico de provincias también organice mi finde entorno a la actuación que no defraudo ni a uno solo de los asistentes, bueno tal vez si, por hay he leído una crónica que para nada retrata lo allí ocurrido en una famosa web, “hipernoseque”, algunos son modelnos yendo contracorriente, claro esta, el resto de populacho, que se lo pasen bien, que yo no puedo con las masas enfervorizadas.

    Que disfruten con sus aires de estar por encima del resto, yo por lo menos disfrute como un poseso con los arcade allí se vivió algo memorable que con el tiempo todos recodaremos como algo épico.

  3. Gracias por la crónica. Al menos leo una que se parece bastante a lo que yo viví esa noche. Y, además, me veo reflejada porque también me pegué el viaje en avión para ver un concierto que recordaré durante muuuucho tiempo con una gran sonrisa. La diferencia es que sí que me tragué a los teloneros y eso también fue espectacular!. Sobre todo porque me pasé toda su actuación temiendo ser aplastada por un señor bastante “hermoso” que se abrió la lata de Coca-cola con la cabeza.

  4. Yo también he leído crónicas relativamente negativas en otros blogs y la verdad que la sensación mía, de mis acompañantes provincianos y de la gente de alrededor era de disfrute total.

  5. Os habla el primer fanboy que llegó a la cola del Palacio. El primero. Pese a lluvia y demás… Pero vamos, la visión desde la primera fila fue mas o menos eso que relatas. Esa sensación de estar ante una noche grandiosa, brutal y el resto de adjetivos parecidos a “épico”. Y lo fue.

    Vaya que si lo fue. Ni los de seguridad que no te daban ni una gota de agua, ni los que impedían que Win o Will con su tambor se acercasen a ti puedieron evitarlo.

    Tres hitazos consecutivos como Ready to Start, Month of May y No cars go hicieron que ya todos estuviésemos dentro de su noche. Y de ahí, a tocar el cielo con las Neighborhood, el Crown of Love, y como estaba previsto, Rebellion.

    No hay mas que decir, aparte del espectáculo que montó el cantante de Fucked Up… Vieron que a veces le pasó el micrófono a unos del público para gritar? Nosotros, siguiendole peligrosamente el juego, jeje

    En cuanto a lo de las crónicas negativas, mención especial merece el amigo que critica sonido y espectáculo SIN haber ido: http://blogs.publico.es/eldetonador/535/el-sonido-en-los-conciertos-%C2%BFa-quien-le-pedimos-el-dinero

    Buena crónica, más o menos lo mismo que comparto yo en mi parrafada (lo siento xDD), una locura. Lástima que no nos pudiesemos ver al final! :)

  6. se está hablando mucho de como sonaron, y yo que he ido a muchos conciertos, aunque reconozco que no soy ningún experto, quitando un par de acoples que comenté con mis colegas, me pareció que sonaron muy bien, y yo sí que estuve, no como el del público

  7. Fantástica crónica Krapolis, fiel reflejo de lo que allí vivimos.Fue un concierto muy esperado por todos los asistentes y se notó en el ambiente.La gente dispuesta a disfrutar de uno de los mejores grupos, para mí, del momento.Menudo directo que tienen los “jodios”!!

  8. Yo no estuve en madrid pero si en barcelona. Y que decir….alguna anecdota como cuando dijeron que “le habian dicho que entre barcelona y madrid siempre ha habido rivalidad, y que era nuestra oportunidad de demostrar que eramos mejores que ellos” y por supuesto la gente se volvio loca. Y tambien mecionaron que “les hacia ilusion de volver a barcelona despues del paso que tuvieron en el primavera sound, y que por nuestra culpa ese dia se pegaron una borrachera de las que marcan epoca”
    Por todo lo demas..sublimes.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Promesas que No Valen Nada por Teenage Fanclub | La Furgoneta Azul – Musica Independiente – Musica Indie - [...] de la mañana, recién aterrizados en Bilbao de nuestro regreso a tierras madrileñas de presenciar el pedazo concierto que …
  2. JaeListas 2010: Discos Internacionales | La Furgoneta Azul – Musica Independiente – Musica Indie - [...] Arcade Fire – “The Suburbs”: Trayectoria inmaculada la de estos canadienses, ahora llenan estadios, pero su música sigue siendo …
  3. Arcade Fire se pasan por Bilbao | La Furgoneta Azul – Musica Independiente – Musica Indie - [...] La explanada del Museo Guggenheim será la privilegiada ubicación para un evento que ya esta marcado en rojo en …

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>